+34 96 145 25 55

Los diputados españoles interactúan poco o nada con sus seguidores en Facebook

Los parlamentarios españoles utilizan la red social para dar más repercusión a sus mensajes políticos, pero no para generar un diálogo con sus seguidores. La conversación con ellos aún es marginal o inexistente, lo que aleja su estrategia del ideal de comunicación política.

Los parlamentarios españoles utilizan la red social para dar más repercusión a sus mensajes políticos, pero no para generar un diálogo con sus seguidores. La conversación con ellos aún es marginal o inexistente, lo que aleja su estrategia del ideal de comunicación política.

Los investigadores del Grupo Comunicación y Sociedad Digital (Coysodi) Jesús Díaz-Campo y Francisco Segado-Boj

Los investigadores del Grupo Comunicación y Sociedad Digital (Coysodi) Jesús Díaz-Campo y Francisco Segado-Boj

Son las principales conclusiones de un estudio exploratorio realizado por el Grupo de Investigación Comunicación y Sociedad Digital (Coysodi), dependiente del Vicerrectorado de Investigación y Tecnología (UNIR Research). El estudio se ha centrado en los principales representantes políticos de la X Legislatura (2011-2015).

Según el investigador Jesús Díaz-Campo, “la mayoría de parlamentarios conciben las redes sociales como un canal de comunicación más por el que difundir su mensaje, pero esta estrategia puede llegar a saturar a sus seguidores cuando sería mucho más útil recabar propuestas ciudadanas, por ejemplo”.

Interacción mínima o escasa

El periodo elegido fue el mes de febrero de 2014 debido a la alta actividad que generó el Debate del Estado de la Nación. El estudio se ha centrado en los políticos de mayor responsabilidad en ese momento en el Gobierno: Mariano Rajoy y Soraya Sáez de Santamaría, en el PSOE: Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, y, por otra parte, los portavoces de los seis grupos parlamentarios. En total, los investigadores han recogido más de 275 mensajes.

Uno de los datos más llamativos es que los políticos estudiados no han respondido en ninguna ocasión a los comentarios de sus seguidores, con la excepción de Cayo Lara (IU), que respondía, pero con escasa frecuencia.

Viralidad, participación y popularidad

En este sentido, el estudio también recalca que un alto número de seguidores no es sinónimo de una mayor interacción de estos. Por ejemplo, Elena Valenciano se situaba como la sexta en cuanto a número de fans, pero es la que mayor interacción logró con 44.709 “me gusta” y con un número de mensajes compartidos de 19.709. En número de comentarios, Valenciano, se encuentra en segundo lugar, detrás de Mariano Rajoy, que obtuvo 10.624 comentarios.

También obtienen buenas cifras Alfredo Pérez Rubalcaba, con 12.250 compartidos y Rosa Díez, con 34.835 “me gusta”. Los políticos que menor interacción generaron fueron Soraya Rodríguez (PSOE), Alfonso Alonso (PP) y Aitor Esteban (PNV).

El poder de un mensaje

Otra de las conclusiones apunta a que un sólo mensaje que acierte en la temática, dé un punto de vista personal, u original puede provocar más interacción que compartir enlaces a comunicados del partido o notas de prensa. “En las redes sociales es más importante la calidad que la cantidad”, apunta Jesús Díaz-Campo, también director del Máster en Comunicación e Identidad Corporativa de UNIR.

Explica que “el mensaje que generó una mayor interactividad fue el publicado por Alfredo Pérez Rubalcaba el 13 de febrero de 2014, referido a la Reforma del Aborto”. Sus cifras ascienden a 4.948 “me gusta”, 1727 comentarios y 5.444 compartidos.

El estudio concluye que los políticos españoles estudiados todavía usan Facebook como una caja de resonancia para que sus mensajes o las consignas del partido alcancen una mayor visibilidad. “La búsqueda de un diálogo o de una conversación directa con los ciudadanos ocupar un lugar todavía marginal, cuando no inexistente”, explican Francisco Segado-Boj y Jesús Díaz-Campo en la investigación.

Referencia Bibiliográfica: 

Díaz-Campo, Jesús, y Segado-Boj, Francisco (2016). El uso de Facebook por parte de los ciberparlamentarios españoles. Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación, (130), 365-379.

Fuente: SINC

Artículos Relacionados

Escribe un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *